¿Cómo innovar en mi negocio?

Las PyMES y nuevos empresarios enfrentan el reto de incorporarse un mercado altamente competitivo y en constante cambio, por lo que las innovaciones serán de gran valor para posicionarse.

Se le conoce como “efecto tiburón” al estancamiento que sufre una empresa por resistencia al cambio ya sea por motivos diversos o a la preferencia de una zona de confort lo que conlleva a una ausencia de innovación, ocasionando que la empresa no esté al corriente con las tendencias del mercado y que se encuentre en la situación vulnerable de ser superada por la competencia. El “efecto tiburón” se resume a la frase: “las relaciones son como los tiburones, si dejan de avanzar o de moverse, mueren”.

Para prevenir el estancamiento, como primer paso, debemos comprender la definición de innovación la cuál solemos creer que se trata de crear algo completamente nuevo y sin precedentes, pero también significa cambio y este, puede surgir de algo ya existente en pro de mejorarlo. Estos cambios pueden venir de la idea más simple con grandes resultados, para propiciarlo, se requiere crear el ambiente idóneo.

1. Contrata diferentes empleados de diversos perfiles

Tener personas con distinta experiencia profesional en tu equipo de trabajo ofrece una gran variedad de perspectivas inteligentes y experimentadas lo que permite una lluvia de ideas más enriquecedoras con propuestas que pueden complementarse y ampliar la forma de pensar.

2. Aprovecha los datos para comprender mejor a los clientes

Utiliza la recopilación de datos, como opiniones, quejas, intereses, comportamiento online y modo de vida, para ayudarte a entender lo que se puede arreglar y mejorar acerca de tus productos y servicios tanto de forma preventiva como correctiva. La adquisición de esta información debe ser de forma amena sin llegar a ser intrusivos con los clientes.

3. Emplea las redes sociales como algo más que plataformas de publicidad

También se puede conseguir información e ideas para innovar productos y crear campañas de marketing creativas al invertir una parte de tu tiempo en revisar otros perfiles para encontrar inspiración oportuna.
Investiga acerca de las tendencias culturales, estéticas o de conducta que puedan materializarse en un nuevo proyecto o campaña de marketing.

4. Deja los reflectores de lado

A veces el emprendedor quiere ser el protagonista de las mejores ideas, el mayor creativo de la empresa. Esto, lejos de beneficiar, provoca un avance mucho más lento de los objetivos. Visualiza a tus empleados como talento humano que necesita ser motivado y que tiene un potencial para proponer ideas y soluciones.

5. Crea un ambiente que cuestione a la autoridad

Es muy contraproducente tener únicamente gente a tu alrededor que siempre te dé la razón, esto propicia un ambiente conformista, no hay aporte o discusión de ideas y ralentiza el proceso de innovación al no existir una participación real de los empleados. Al final una persona termina decidiendo todo sola o en el peor caso, cree que su juicio es perfecto y sin errores ya que todo el equipo siempre está en la misma sintonía.
Lord Acton decía: “Con un poder absoluto hasta a un burro le resulta fácil gobernar.”

6. Se vale equivocarse

Cuando existe un proceso de cambio, hay una probabilidad alta de que al menos una cosa salga mal. Cada iniciativa o propuesta de innovación tiene el riesgo de no llegar al éxito esperado, pero si la empresa se niega a probar, no tiene una cultura abierta a los cambios pormiedo al posible fracaso, difícilmente subsistirá.

Es importante crear un flujo de información que estimule el ingenio y la creatividad, este flujo puede venir tanto de clientes como empleados que son la mayor fuente de ideas e información para corroborar sus necesidades o señalar tanto deficiencias como oportunidades en el negocio y a partir de ahí, realizar las mejoras que resultarán en una innovación y avance de la empresa. En ocasiones la mayor innovación puede surgir de una simple idea, no necesariamente requiere ser algo ostentoso o de gran inversión, Charlie Munger lo menciona con lo siguiente: “La gente subestima la importancia de unas pocas buenas ideas simples. La lección es que unas pocas buenas ideas simples realmente funcionan.”

Show Comments