Errores que cometen los emprendedores en su sitio web

Cuando comenzamos a incursionar en el emprendimiento, nos preocupamos por el diseño y fabricación de nuestro producto o por conseguir los insumos necesarios para ofrecer nuestro servicio y dejamos de poner atención a otros aspectos del negocio, como lo es la creación y difusión de una página web.

Debido a que muchas veces tenemos poco presupuesto para el arranque, creamos nosotros mismos la página web del negocio, ayudados por alguna herramienta de internet que nos permita hacerlo en poco tiempo, de manera “sencilla” y a bajo costo o de forma gratuita; en otros casos, delegamos la tarea a un pariente o amigo que “le sabe a eso del diseño y la programación” para que haga algo sencillo, con el fin de ahorrarnos la inversión que se podría dirigir al diseño y creación del sitio.

Sin embargo, con el paso del tiempo nos damos cuenta de que muchos de nuestros clientes potenciales no están en nuestro barrio sino en internet, y que para atraerlos necesitamos un sitio web más decente, por lo que pagar a un profesional para que diseñe nuestro sitio web desde el inicio es una buena inversión.

Cuando decidimos contratar un programador para que nos ayude en el diseño de nuestra página web, podemos cometer el error de no involucrarnos en el diseño y la generación del contenido que se presentará en el sitio: es importante que transmitamos las ideas de lo que queremos plasmar en la web, porque somos quienes realmente conocemos el negocio y los objetivos que queremos conseguir con ellos, tomando en cuenta que no se le debe dar la máxima importancia a su apariencia y pensar que con eso ya será operativa y captará clientes de manera inmediata. Para eso, debemos preocuparnos por que sea manejable, tenga buen contenido y esté bien posicionada.

Muchas veces, para darnos algunas ideas sobre el acomodo y contenido que debe llevar nuestro sitio, lo que hacemos es ver las páginas web de la competencia. Sin embargo, no todos los negocios tienen el mismo objetivo o modelo de negocio establecido, por lo que un error sería no analizar para qué queremos nuestra web y cuál es nuestro objetivo, y en función de eso, plasmar las diferentes secciones del sitio. Además, debemos evitar que la navegación sea confusa, procurando que el usuario encuentre lo que necesita en el menor número de clicks posible. No olvides definir las pautas de la página web y comunicárselo al programador para que haga el diseño acorde a los requisitos.

Otro de los errores que cometemos con nuestro sitio web es el contenido poco interesante y que no genera ningún valor a los usuarios que lo visitan. No uses tu página como una carta de presentación de tu empresa, sino que además de presentar tu marca, seas un generador de constante contenido al incluir un blog ofreciendo consejos, tips y artículos relacionados al producto o servicio que ofrezces. Procura revisar todo el contenido antes de publicarlo, no ofrecerás una buena imagen si tu contenido llega a tu cliente potencial con errores de ortografía o redacción. Y por último, no olvides mantener en constante actualización el contenido de tu página y proporcionar tus datos de contacto para que puedan localizarte todos aquellos clientes que estén interesados en lo que ofreces.

Show Comments