INDUSTRIA 4.0

El ser humano tiene una asombrosa capacidad de transformar los recursos de la naturaleza en productos útiles.

En el siglo XVIII, la llegada de la máquina de vapor que ayudó a transformar las economías agrícolas en economías industriales mediante la mecanización de las fábricas textiles y de las minas de carbón, cambió el mundo dando paso a la primera revolución industrial.

Gracias al desarrollo tecnológico y la gran capacidad humana, a mediados del siglo XIX se optimizó la fabricación para la producción en masa con ayuda de la electricidad, lo que trajo consigo la segunda revolución industrial.

A partir de 1970 con la llegada de internet y los avances en electrónica e informática surgió la tercera revolución industrial, la cual nos permitió que muchas tareas se hicieran de forma automática.

Actualmente, las innovaciones y la fabricación han transformado el ecosistema productivo, donde los robots y el mundo digital lideran y nos embarcan en una cuarta revolución industrial, conocida también con el término acuñado por el gobierno alemán “Industria 4.0”.

Puede parecer un tema sacado de una película de ciencia ficción, sin embargo se trata del futuro inmediato. Para las empresas es muy rentable convertirse en una industria inteligente, ya que éstas nos permiten diseñar, producir y vender más productos en menos tiempo para ofrecer al cliente una mejor experiencia.

Se sabe que con esta nueva revolución industrial, determinadas tareas y procesos estarán suplantadas por la robótica, pero esto no quiere decir que dichos robots no estén liderados por humanos o que todos vayamos a quedar desempleados a consecuencia de las nuevas tecnologías.

Las máquinas y los trabajadores estarán conectados creando un proceso de fabricación o de servicios más flexible, eficiente en recursos y personalizado. También se desarrollará al máximo la realidad virtual, que será útil para instruir trabajadores sin tener que detener máquinas o líneas de producción y para realizar simulaciones de diseño de nuevos productos.

Para México, la cuarta revolución industrial representa una gran oportunidad de poder crear valor y flexibilizar nuestra industria junto con los más altos estándares de calidad en procesos de ingeniería, diseño, gestión, manufactura, operación y logística. Aún no nos damos cuenta, pero estamos en un proceso de innovación en el cual el mundo de las industrias y empresas interconectadas con la inteligencia tecnológica cambiarán nuestra manera de hacer negocios.

La industria está cambiando, y el mundo con ella.
Show Comments