No se trata de “productividad”. Se trata de vivir con intención

“Ser productivo” no es un fin en sí mismo. No te dejes atrapar por los populares “trucos de productividad” sin tener en cuenta el panorama general.

En el tiempo que has leído esta frase, tu cerebro ha procesado cerca de 200 bits de información. El cerebro puede manejar aproximadamente 100 bits de información por segundo que luego se convierten en parte de la conciencia. Estar al pendiente de una conversación entre dos personas abarca ese mismo ancho de banda (¿has notado lo difícil que es seguir a tres o más personas hablando al mismo tiempo?).

Leer rápidamente toma aproximadamente 50 bits por segundo, dejando el resto para los sonidos, vistas, y olores del ambiente que te rodea. Todo lo que percibimos como seres humanos ocupa parte del poder de procesamiento de nuestro cerebro. Tener una conversación profunda con un ser querido, ver televisión, hacer trabajo sin sentido, y sentarse tranquilamente y ver el mundo que nos rodea, todas esas actividades extraen energía de la misma piscina de recursos atencionales.

Si asumimos que el cerebro puede procesar 100 bits de información por segundo, podemos extrapolar la cantidad de información que el cerebro puede procesar durante toda nuestra vida (suponiendo que vivimos aproximadamente 80 con ocho horas de sueño por noche). Ese número resulta ser aproximadamente 150 mil millones de bits de información.

Suena como un número enorme, ¿verdad? Sin embargo, estamos hablando de la totalidad de experiencias como ser humano encapsuladas en un simple número. Cada emoción, pensamiento, sensación y conversación que tengas estará incluida en ese número y la manera en la que asignes esos 150.000 mil millones de bits de atención en el transcurso de tu vida, conformará la totalidad de lo que eres y lo que has logrado.

De repente, 150 mil millones no parece tan grande.

Estamos hablando de la totalidad de las experiencias como ser humano encapsuladas en un simple número.

Para algunos, la productividad consiste en dominar nuevas herramientas o reducir segundos de trabajo a una tarea sin sentido aparente. Puede ser divertido leer sobre los trucos de productividad de otros y probarlos en nuestros propios flujos de trabajo. Pero realmente, pensar en productividad significa analizar en retrospectiva a esos 150 mil millones de bits que conforman lo que eres y lo que serás.

Es menos acerca de consejos y trucos y más sobre asegurarse de que estás asignando el recurso más escaso en el universo, tu atención, de manera inteligente y que se alinea con quién eres y con el impacto que quieres tener en el mundo. Se trata de eliminar las tareas innecesarias y las demandas que se están comiendo tus 150 mil millones de bits para que puedas centrarte en algo que ayuda a otra persona o crea un poco más de belleza en el mundo o resuelve un problema importante o te hace sentir como si estuvieras en este planeta para hacer algo que vale la pena.

“Ser productivo” no se trata de hacer más trabajo. Se trata de asegurarse de que esos 150.000 mil millones de bits los gastas lo más sabiamente posible.

Ver televisión y tener una conversación con un ser querido toma aproximadamente el mismo número de bits de información que tu cerebro procesa. Cambiar los canales de la televisión en casa después del trabajo y hacer una lluvia de ideas para implementar un nuevo negocio, toma aproximadamente el mismo número de bits a procesar. ¿Qué es más significativo para ti? ¿Qué te alegrará haber hecho cuando el bit número 1.499.999.999 se presente al final de tus días?

...

Traducción del artículo original: It’s Not About “Productivity.” It’s About Living Purposefully.

Spurlin, S. (n.d.). It’s Not About “Productivity.” It’s About Living Purposefully. Recuperado de http://99u.com/articles/17643/its-not-about-productivity-its-about-living-purposefully

Show Comments