¿Qué es la metodología LEAN y como ayuda en la Startup de un emprendedor?

Uno de nuestros temores al momento de lanzar una Startup es que nuestro producto/servicio reciba poca aceptación del público y no presente el resultado esperado, a pesar de que revisamos las listas de tendencias y estadísticas correspondientes al mercado objetivo.

Esto sucede porque hemos desarrollado nuestro plan de negocio sin considerar las necesidades reales de nuestros clientes potenciales, en el peor de los casos ni siquiera nuestro público objetivo se encuentra bien definido y en algunas ocasiones solo copiamos el ejemplo internacional sin preguntarnos si el negocio les satisface.

La metodología LEAN, concepto acuñado por Eric Ries y desarrollado en base al método de “Customer Developmet” de Steve Blank , está centrada en conocer muy bien a los clientes y sus problemas antes de lanzar cualquier idea de negocio. Este enfoque tiene el objetivo de reducir riesgos y evitar que terminemos desarrollando un producto o servicio que no gusta ni se mueve en el mercado.

Esta metodología se puede resumir en 3 pasos básicos que pueden escalarse a otras áreas de la empresa y puede ser usada tanto por PyMEs como por grandes empresas:

1) Análisis:

Incluye toda información que hemos recopilado de reportes, noticias, listas y estadísticas actualizadas; mientras más se enfoque a nivel regional o local será mejor y podremos hacer más predicciones. Evitemos por el momento fantasear con ventas a nivel nacional, más aún si nuestros recursos e infraestructura son limitados.

2) Experimentación e interacción:

Consiste en desarrollar un prototipo simple del producto o servicio que se tiene en mente en una cantidad mínima viable para exponerlo al público, ya sea a un grupo controlado, una convocatoria o a un mercado local. Con este prototipo mediremos si se satisface una necesidad no atendida, así como otros detalles como el precio, la presentación, métodos de hacer llegar el producto etc.; básicamente nos permite tener una idea de la futura aceptación nuestro producto y ver si este tiene un valor adicional que lo haga destacar de la competencia.

3) Retroalimentación y validación:

En este punto hay que analizar la respuestas obtenida por parte del público y, con toda la información recopilada en la fase anterior, realizar las mejoras necesarias a nuestro producto o servicio, hasta llegar a realizar cambios en nuestros procedimientos para reducir costos. Es muy seguro que después de este análisis nuestro prototipo vaya a recibir correcciones, sin embargo éstas provienen del cliente y/o usuario, a los que situamos como principal prioridad. Recuerda que nuestra idea de negocio tiene que moldearse al público y no al contrario.

La principal diferencia de la metodología Lean a un estudio de mercado tradicional es el enfoque local que se atiende, la idea es invertir menos recursos pero aprovechándolos al máximo durante el aprendizaje y las fases de prueba para ofrecer un producto o servicio atractivo y que principalmente cubra las necesidades de un mercado emergente o ya existente, lo cual es muy útil para las Startup y PyMEs que muchas veces cuentan con recursos limitados.


Referencias consultadas:

Barrios, L. (2017). Maneja tu startup como un negocio de abarrotes. [Blog en línea] Disponible en: https://www.entrepreneur.com/article/267117

Prim, A. (2016). La metodología Lean StartUp. [Blog en línea] Disponible en: http://innokabi.com/metodo-lean-startup/

Borja Prieto (2013) Cómo aplicar los principios Lean Startup en la PYME. [Blog en línea] Disponible en: http://www.grandespymes.com.ar/2017/01/10/como-aplicar-los-principios-lean-startup-en-la-pyme/

Show Comments