Inteligencia Emocional… ¿La tienes?


Cuando la inteligencia emocional (IE) fue introducida por primera vez a las masas, sirvió como eslabón perdido en un hallazgo peculiar: las personas con coeficientes de inteligencia promedio, superan a los que tienen los coeficientes intelectuales (CI) más altos el 70% del tiempo. Esta anomalía provocó la pérdida de credibilidad a la arraigada teoría de que el CI era la única fuente del éxito.

Decenas de investigaciones apuntan actualmente a la inteligencia emocional como un factor crítico que distingue a las personas exitosas del resto del grupo. Dicha conexión es tan fuerte, que el 90% de ellas, tienen una alta inteligencia emocional.

La inteligencia emocional es el “algo” en cada uno de nosotros que es un poco intangible. Afecta cómo manejamos nuestro comportamiento, navegamos entre complejidades sociales y tomamos decisiones personales para lograr resultados positivos.

A pesar de la importancia de la IE, su naturaleza intangible hace que sea muy difícil saber cuanta se tiene y lo que se puede hacer para mejorarla en caso de que haga falta. Para tener una idea más clara, se recomienda tomar una prueba científicamente validada, como la que viene con el libro de Inteligencia Emocional 2.0.

Desafortunadamente, las pruebas de IE de calidad (científicamente válidas) no son gratuitas.

Por lo tanto, se han analizado los datos de más de un millón de personas que la compañía TalentSmart ha estudiado, con el fin de identificar los comportamientos clave cuando existe un nivel bajo de inteligencia emocional.

Estas son las conductas que debes eliminar de tu repertorio.

Te estresas fácilmente. Cuando acumulas tus sentimientos, éstos rápidamente se transforman en tensión, estrés y ansiedad. Cuando las emociones no se enfrentan, afectan a la mente y el cuerpo. El desarrollo de la inteligencia emocional, ayuda a hacer el estrés más manejable al permitir detectar y enfrentar situaciones difíciles antes de que escalen.

Las personas que no utilizan sus habilidades de inteligencia emocional, son más propensas a recurrir a otros medios menos eficaces para manejar su estado de ánimo. Tienen el doble de probabilidades de experimentar ansiedad, depresión, abuso de sustancias e incluso pensamientos de suicidio.

Tienes dificultades para mantenerte equilibrado. Las personas con alta inteligencia emocional, equilibran buenos modales, empatía y amabilidad con la capacidad de hacer valer su postura y establecer límites. Esta combinación es ideal para manejar conflictos. Cuando la mayoría de las personas se enojan, en automático cambian su conducta a una pasiva o agresiva. Las personas emocionalmente inteligentes permanecen equilibradas y asertivas al alejarse de las reacciones emocionales no filtradas. Esto les permite neutralizar a las personas difíciles y tóxicas sin crear enemigos.

Tienes un vocabulario emocional limitado. Todas las personas experimentan emociones, pero sólo unas pocas pueden identificarlas con exactitud a medida que ocurren. La investigación muestra que sólo el 36% de las personas puede hacer esto, lo cual es problemático porque las emociones no identificadas, no son entendidas, lo que lleva a la persona a tomar decisiones irracionales que resultan contraproducentes. Las personas con altos niveles de IE dominan sus emociones porque las entienden y usan un extenso vocabulario de sentimientos para hacerlo. Mientras que mucha gente puede describirse simplemente como “me siento mal”, las personas emocionalmente inteligentes pueden determinar si se sienten “irritables”, “frustrados”, “oprimidos” o “ansiosos.” Cuanto más específica sea su elección de palabras, la persona tiene mayor claridad de cómo se siente, lo que lo causó, y lo que debe hacer al respecto.

Haces suposiciones rápidamente y las defiendes con ímpetu. Las personas que carecen de IE forman una opinión rápida y la reafirman basándose en opiniones personales, lo que significa que recogen pruebas que apoyan su opinión e ignoran cualquier evidencia que los desapruebe. Esto es especialmente peligroso para los líderes, ya que las ideas poco pensadas se convierten en la estrategia de todo el equipo. Las personas emocionalmente inteligentes, permiten desarrollar sus pensamientos porque saben que las reacciones iniciales son impulsadas por las emociones. Ellos dan a sus pensamientos tiempo para crecer y consideran todas las posibles consecuencias y contra-argumentos de sus ideas. Luego, las comunican de la manera más efectiva posible, teniendo en cuenta las necesidades y opiniones de su audiencia.

Tienes rencores. Las emociones negativas que surgen al aferrarse a un rencor, son en realidad una respuesta al estrés. El simple hecho de pensar en el evento, provoca que el cuerpo se ponga en modo de lucha, el cual es un mecanismo de supervivencia que le obliga a levantarse y luchar o correr por las colinas cuando se enfrenta a una amenaza. Cuando una amenaza es inminente, esta reacción es esencial para la supervivencia, pero cuando una amenaza ocurrió hace tiempo, aferrarse a ese estrés provoca estragos en el cuerpo y puede tener consecuencias devastadoras para la salud con el tiempo. De hecho, los investigadores de la Universidad Emory han demostrado que aferrarse al estrés contribuye a la presión arterial alta y enfermedades del corazón. La gente emocionalmente inteligente sabe dejar ir un rencor.

No dejas ir los errores. Las personas emocionalmente inteligentes se alejan de sus errores, pero lo hacen sin olvidarlos. Al mantener sus errores a una distancia segura, pero conscientes de su existencia, su capacidad de adaptación y ajuste mejora para el éxito futuro. Se necesita de una conciencia refinada para caminar sobre esta cuerda floja; vivir demasiado tiempo en los errores te vuelve ansioso y tímido, mientras que olvidarse de ellos por completo te obliga a repetirlos. La clave para el equilibrio reside en tu capacidad para transformar fallas en mejoras. Esto ayuda a recuperarte rápidamente después de caer.

A menudo te sientes incomprendido. Cuando te falta inteligencia emocional, es difícil darte cuenta de cómo te perciben los demás. Te sientes incomprendido porque no entregas tu mensaje de una manera que la gente pueda entender. Incluso con la práctica, las personas emocionalmente inteligentes saben que no comunican cada idea perfectamente. Son capaces de identificar cuando la gente no entiende lo que están diciendo, lo que les lleva a ajustar su enfoque y volver a comunicar su idea de una manera que se pueda entender.

No conoces tus activadores. Todo el mundo tiene activadores (situaciones y personas que nos llevan al límite) los cuales provocan que actúen impulsivamente. Las personas emocionalmente inteligentes estudian esos activadores y usan este conocimiento para evitar esas situaciones y personas antes de que los lleven a un punto de quiebre.

No te enfadas. La inteligencia emocional no es ser agradable; Se trata de manejar tus emociones para lograr los mejores resultados posibles. A veces esto significa mostrar a la gente que estás molesto, triste o frustrado. Constantemente enmascarar las emociones con felicidad y positividad no es genuino o productivo. Las personas emocionalmente inteligentes emplean emociones negativas y positivas intencionalmente en las situaciones apropiadas.

Culpas a las demás personas por cómo te hacen sentir. Aunque es tentador atribuir cómo te sientes, a las acciones de los demás, debes aprender a asumir la responsabilidad de tus emociones. Nadie puede hacer que sientas algo que no quieres. Pensar de otra manera sólo te detiene.

Te ofendes fácilmente. Si tienes claro quién eres, es difícil que alguien diga o haga algo que te moleste. Las personas emocionalmente inteligentes son seguras de sí mismas y de mente abierta, pueden incluso burlarse de sí mismos o dejar que otras personas lo hagan, ya que son capaces de mentalmente trazar la línea entre el humor y la degradación.

En conclusión

A diferencia del CI, tu IE es altamente maleable. A medida que entrenes tu cerebro con nuevos comportamientos emocionalmente inteligentes, los viejos comportamientos destructivos morirán. En poco tiempo, comenzarás a responder a tu entorno con inteligencia emocional sin siquiera tener que pensar en ello.

...

Traducción del artículo: Emotional intelligence: do you have it?

Bradberry, T. (2016, December 02). Emotional intelligence: do you have it? Retrieved from https://www.weforum.org/agenda/2016/12/do-you-lack-emotional-intelligence-some-signs-that-you-do?utm_content=buffer0c7bf&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

Show Comments